Historia de la iluminación

El hombre prehistórico salió de las tinieblas de la noche cuando inventó el fuego, lo que le permitió iluminar sus cavernas. También logró el primer ‘aire acondicionado’ al obtener calor con las llamas e igualmente empezó a cocinar los alimentos. Fue tan importante este invento que el culto al fuego reemplazó al que se le hacía al Sol.

En Kenia se han encontrado fragmentos de arcilla que debieron ser calentados a 400 grados Celsius para endurecerse y dan una antigüedad de 1,42 millones de años. 

En China se han hallado rastros de uso del fuego desde hace unos 500 mil a un millón de años. Se encontraron restos óseos con características de hueso quemado, y el análisis con espectroscopía de infrarrojo reveló la presencia de óxidos. Cerca de Tel-Aviv, en la Cueva Qesem, se encontraron grandes cantidades de hueso quemado y hornillos de tierra, lo cual indica que en esa zona se usó el fuego aproximadamente en los años 790 mil y 690 mil. 

Cuando nuestros antepasados lograron dominar las llamas y producir luz, hubo un giro en su comportamiento. Sus actividades se pudieron extender a las horas nocturnas, el fuego los protegió de animales y al cocinar los alimentos se dio un avance en la nutrición.

 

El fuego fue clave para el desarrollo humano

Cuando apareció el candil, probablemente hace unos 50 mil años, además de la madera y el carbón de leña, se usó como combustible aceite o grasa de origen animal y su cráneo se empleó para poner en su interior estos combustibles con una mecha de trenza de pelos. A continuación se reemplazó la cabeza por recipientes de piedra para la misma función. En Mesopotamia, hace unos 4.500 años, se usaron conchas de moluscos marinos como lámparas.

Siglos más tarde se comenzaron a utilizar los tizones, que los egipcios y cretos fueron mejorándolos, colocando paja envuelta o estopa alrededor de un pedazo de madera, untadas con cera de abejas y resina, algunas veces perfumada. La vela se inventó en Egipto alrededor del siglo XIV a C.

En la antigua Roma, las tinieblas se iluminaron con las lámparas de aceite, que fueron colgadas al techo con una cadena que a lo largo del tiempo se iban decorando con labrados y ornamentos de metal. Las más luminosas poseían varios picos con sus respectivos pabilos. Las teas eran principalmente utilizadas en los casamientos y entierros.

 

Por Diego Arias Serna

 

Leer artículo completo 

 

 

 

 

aceptar Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.